Estamos ante una revolución industrial

Estamos ante una revolución industrial

Observamos que la tecnología avanza a gran velocidad. Las tareas que hasta ahora son elaboradas por las personas pueden terminar, pero todavía esta tecnología puede crear nuevas posibilidades.

Existe una amenaza latente de la robótica y la IA, ya que los empleos que están en manos de los trabajadores pueden acabar en manos de estas. Estos dos fenómenos pueden cambiar las relaciones laborales en el sector de recursos humanos.

Se predice que, en el 2025, unos 75 millones de trabajos serán eliminados, pero a su vez esto producirá la producción de 133 millones de trabajos, donde se pedirá una educación específica.

Por tal motivo se debe reentrenar a las personas y reformar los métodos de empresas, además de los equipos de trabajo.

Los perfiles más reclamados, según TicBeat, son los licenciados en las artes y la creatividad entre otros; ya que lo que se aspira con la implantación de esta tecnología es sustituir los trabajos manuales y repetitivos.

En numerosos trabajos se están facilitando las labores con el uso de inteligencia artificial. Como puede ser, el área de recursos humanos de varias compañías ya tiene implantado un sistema automatizado de selección de curriculums. Por otro lado, las sentencias legales operan con procesos automatizados para su localización y los analistas financieros, hoy en día, sólo se solicitan para recomendación de ventas de cartera, ya que para la adquisición de las mimas, la inteligencia artificial se está encargando de ese rol.

Nos encontramos viviendo la Cuarta Revolución Industrial. Muchos negocios ya están padeciendo cambios. Varias compañías importantes de productos tecnológicos, por ejemplo Blackberry y Nokia, no pudieron agrandar la innovación y les pasó factura, dando paso a otras compañías que, al realizarlo, alcanzaron maximizar sus ganancias y facilitar la vida de sus consumidores.